casa para alquilar

¿Vale la pena invertir en un piso para alquilar?

Publicada en Publicada en Baños, Cocinas

Corren rumores de que el precio de la vivienda tiene una tendencia ascendiente, al menos es lo que nos dan a entender medios de comunicación y políticos. Cierto o no, lo que es objetivo es que estos últimos años los precios que podíamos ver en los escaparates de las inmobiliarias eran significativamente menores a los que se pueden apreciar a día de hoy. Esto ha hecho que inversores de distinta envergadura, tanto nacionales como extranjeros, deseen invertir en bienes inmuebles en lugar de tener el capital inmovilizado en el banco -ya sabemos que el interés está bajo y los fondos de inversión apenas dan rendimiento.

Una vez adquirido el inmueble, podemos dejarlo cerrado, esperar a que pasen los años y se incremente su valor, o podemos sacarle un rendimiento alquilándolo. Una vivienda cerrada se deteriora muy rápido y conlleva ciertos riesgos, por ejemplo pueden aparecer humedades y hongos al no haber una ventilación suficiente, pueden entrar personas a ocuparlo de forma ilegal, o pueden sufrir daños a causa de fugas de agua de vecinos y que nadie se dé cuenta hasta que el problema sea realmente grave. Una vivienda cerrada, además, sólo comporta gastos de mantenimiento y ninguna entrada de dinero.

La alternativa evidentemente es alquilarlo, pero esto también conlleva riesgos. Para empezar no sabemos el uso que nuestros inquilinos van a hacer de los elementos que hay dentro del inmueble, no sabemos si son cuidadosos y limpios o si más allá de las apariencias son personas con poco respeto por lo ajeno. Sí es cierto que podemos quedarnos con una fianza para protegernos de esos posibles daños, pero lo usual es retener dos meses de pago en concepto de fianza y nunca sabemos si ese monto va a ser suficiente en caso de desperfectos en la vivienda.

Ante la duda, muchos propietarios se plantean si vale la pena invertir en una reforma de su piso o casa, y qué calidad de materiales les conviene colocar. Saben que para que la vivienda sea susceptible de ser alquilada debe haber un acondicionamiento mínimo, y además que el precio que van a recibir por el alquiler va a ser acorde a las condiciones en las que se alquile. ¿Cómo alquilar a buen precio su vivienda sin sufrir por el mantenimiento de la misma?

 

Si tienes un piso para alquilar, éstas son nuestras recomendaciones:

  1. Ten cuidado con el perfil de inquilino que entras en casa. Un grupo de chicos jóvenes pueden resultar siendo muy cuidadosos, pero las probabilidades son más bien pocas. Decántate mejor por parejas adultas o familias en las que veas cierta estabilidad económica y emocional.
  2. El cobro de una fianza por posibles daños es imprescindible a menos que conozcas perfectamente a tus inquilinos. Sé honesto/a y si al término del alquiler la vivienda se encuentra en las condiciones en las que la entregaste -obviamente habrá un deterioro natural y lógico del uso de las cosas que deberás asumir-  devuelve ese depósito a tus inquilinos.
  3. Es imprescindible que alquiles la vivienda en condiciones de salubridad y seguridad. Quizás quieras ahorrarte los costos de una reforma, pero sólo podrás hacerlo si hay unas garantías mínimas. Por ejemplo los armarios de cocina y baño deben estar bien sujetos, los cantos de las puertas deben estar protegidos, los interiores limpios, sin olores y obviamente no puede haber ningún tipo de plaga. Si la vivienda está en condiciones de origen o tiene varios años y está deteriorada, nuestra recomendación es que se reforme y se limpie a fondo cada una de las estancias.
  4. Los materiales no tienen por qué ser los más caros, pero sí los más resistentes. Hay empresas que venden cocinas a un coste bajo pero que hacen uso de los materiales más básicos del mercado. Definitivamente no los recomendamos, y especialmente para una vivienda de alquiler, pues lo que parece barato puede convertirse en la peor inversión que se haya hecho. Una cocina con una encimera de melamina puede parecer un ahorro con respecto a otros materiales de más calidad y consecuentemente de mayor precio. Sin embargo, si utilizas durante unos días una encimera de este estilo enseguida te darás cuenta de lo fácil que es rallarla, quemarla al dejar una olla caliente encima o que los cantos se deterioren por el agua y el uso rutinario. Después de un par de años de uso, cuando tus inquilinos se muden a otro hogar, es muy posible que te quedes con una cocina de aspecto deteriorado que no te va a gustar mostrar a los futuros potenciales inquilinos. Será entonces cuando te plantees cambiar la encimera por una de mármol o granito que sobrevivan a los años y a las personas.
  5. Opta por diseños y materiales neutros. Quizás te gusten los contrastes de color, las baldosas de color violeta y las encimeras de verde limón, pero ten en cuenta que no eres tú quien va a vivir en esa casa ni la persona que va a tener que ver esas baldosas o esa encimera cada día. Los blancos, grises y marrones son opciones mucho más agradables para la mayoría de persones y van a incrementar las posibilidades de que tus potenciales inquilinos se sientan a gusto en lo que será su hogar durante un tiempo.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *